Editorial
Eltelegrama, viernes 29 de mayo de 2015
El Telegrama cierra sus puertas con el deseo de que sea de forma temporal
Eltelegrama - 29/05/2015
Por El Telegrama/M.T.G.M.
El diario El Telegrama cierra sus puertas con el deseo de que sea de forma puntual y en los próximos meses esta cabecera histórica tanto de Melilla como del resto del país, vuelva a ver la luz y llegar a todos los melillenses como lo lleva haciendo desde hace 113 solo interrumpido por un periodo de ocho años.
Debido a la situación económica por la que atraviesa motivada por los impagos de la Administración local, esta es nuestra última edición pero desde esta casa esperamos que no sea un adiós, sino un hasta luego.
Hablar de la historia de Melilla es hablar de El Telegrama. Fue fundado el 1 de marzo de 1902 con el nombre de El Telegrama por el capitán de artillería y periodista Cándido Lobera Girela y cambiaría su cabecera posteriormente por la de El Telegrama del Rif.
La influencia de este diario fue muy elevada teniendo en cuenta que se trataba de la época en que comienzan las campañas militares españolas contra los rifeños que se oponían a la extensión de la influencia colonial española en la zona. Así la información del diario se centra especialmente en las noticias relacionadas con los avatares bélicos del momento y en la información local.
Para conocer más sobre la historia de Melilla se hace cuanto menos necesario hacer referencia y consultar las páginas de este diario de aquel periodo y del posterior Protectorado español en Marruecos.
En 1963, con Marruecos ya independizado, el periódico cambia su denominación por la más restringida de El Telegrama de Melilla y se sigue publicando de forma ininterrumpida hasta 1984 tras 82 años al servicio de la información.
El Telegrama de aquellos años 80 cerraba sus puertas por sorpresa el 29 de abril de 1984 al recibirse un telegrama desde Madrid ordenando el cese de los trabajos en redacción y talleres. El diario hacía referencia a un Real Decreto publicado en 1979 por el que los periódicos pertenecientes a la cadena de medios de comunicación social del Estado debían desaparecer en caso de no constituirse en cooperativa o ser vendidos en subasta pública.
Tras ocho años en los que El Telegrama no salió a la luz, el uno de marzo de 1992 este diario volvía  a la palestra ofreciendo desde entonces una amplia información diaria siendo testigo una vez más de la historia de Melilla y de nuestro país.
El hecho de que este diario continúe vivo se debe en gran medida a la labor que realizó José María Tortosa Navarro ya que aunque empezó como accionista en 1992, años más tarde se colocaría al frente de la empresa para hacerla resurgir.
Unos años difíciles en los que se encontró no con pocos problemas económicos pero que no les hicieron perder de vista la ilusión por este proyecto.
Desgraciadamente, tras una larga enfermedad falleció en enero de 2007 y desde entonces hasta estos momentos ha sido su familia quien ha hecho frente a este proyecto.
La empresa Hermanos Tortosa sigue al frente de este diario, a pesar de contar con no pocos obstáculos ya que su único objetivo no es otro que el de poder mantener la ilusión de José María Tortosa así como continuar ofreciendo de forma ininterrumpida y a diario toda la información de Melilla.
El Telegrama ha sido testigo de las guerras del Rif, los años del Protectorado, etapas republicanas, la Guerra Civil, el periodo de dictadura bajo Francisco Franco así como la Transición Democrática que supuso tanto para Melilla como para el resto del territorio nacional, un periodo político y social complicado del que los españoles de la época salieron airosos.
 Fue testigo del V Centenario de la Fundación de Melilla, de los distintos gobiernos melillenses así como de la primera visita de los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía a Melilla en 2007 y un largo etcétera.
Desde estas líneas queremos agradecer además a todas aquellas personas que durante años han confiado en nosotros, a nuestros lectores, anunciantes, empresas y organismos que han apostado por El Telegrama durante años.
Pero sobre todo queremos agradecer a los trabajadores de esta casa su trabajo incondicional y su confianza a pesar de los duros momentos durante meses. Unos meses en los que han demostrado ser más que unos magníficos profesionales, porque si de algo está lleno El Telegrama es de buenas personas. A todos muchísimas gracias por el apoyo, esfuerzo, dedicación y el cariño demostrado.
@Eltelegrama - Hermanos Tortosa Melilla S.L. Polígono La Espiga, nave A-8 Melilla